Cuando solicitas una valoración de fincas rústicas demuestras que estás interesado en conocer su valor y sus posibles explotaciones económicas. 

Las fincas se conocen como propiedades que comprenden una porción delimitada de terreno. 

Dicha delimitación es conocida como “linde”, y puede ser física –la cual se realiza mediante vallas, piedras u otros sistemas-, o jurídica –la cual se crea mediante una descripción en la escritura de propiedad- , también se consideraran los datos de catastro o registro de la propiedad.

En esencia, una finca rústica no es más que un terreno de nivel urbanístico II que puede utilizarse para desarrollar algún tipo de actividad agropecuaria. 

¿Para qué sirve una valoración de fincas rústicas?

En líneas generales, sirve para saber cuánto vale esta delimitación de terreno. En este caso, el propietario necesita ponerle un precio de venta a su finca rústica, o también pudiese necesitar su valor para dividirlo mediante un proceso de herencia. 

Aunque también es muy común que se solicite una valoración de fincas rústicas cuando sea necesario negociar o recurrir el valor de los impuestos con la administración.

Paralelamente, debes saber que este tipo de valoración también atiende a fines hipotecarios –si el inmueble fungirá como objeto de garantía en un préstamo hipotecario-

Con este documento la entidad bancaria conocerá cuánto vale el bien dado en garantía, y de esa forma podrá determinar el riesgo que estará asumiendo con dicha operación.

Métodos de valoración de fincas rústicas 

Actualmente los tasadores cuentan con varios métodos de valoración de fincas rústicas, y a continuación te los presentaremos brevemente:

  1. Método de comparación:

Este método toma como referencia el precio de aquellas fincas que posean características similares. Por lo tanto, es necesario que el técnico o perito conozca el importe de las ofertas u operaciones más recientes que se hayan realizado en este campo, ademas debe conocer las características y uso de las fincas para poder comparar de forma homogénea.

Se le aplican coeficientes correctores a las tierras y consiste en realizar cálculos puntuales tras la homogeneización de los datos de mercado, que de una u otra forma, inciden en su valor.

Sin embargo, esta estrategia de valoración suele tener muchos inconvenientes ya que los inversores inmobiliarios deben conocer el área y las características en donde está ubicada la finca rústica y las de su alrededor, así como lidiar con la gran opacidad del mercado, por lo que este método no siempre puede ser utilizado.

2. Método de capitalización de renta:

Consiste en capitalizar los ingresos menos gastos de las fincas rústicas, siguiendo la tasa de capitalización adecuada. 

El método de comparación, también conocido como, método analítico, es el más utilizado para realizar una valoración de fincas rústicas hoy en día. 

Por lo general, se le aplica a los inmuebles, o a alguna de sus partes, siempre y cuando puedan ser explotadas a nivel económico.

3. Método estadístico:

Esta metodología consiste en buscar correlaciones y distribuciones de probabilidad de las curvas de valor de las fincas rústicas. 

La idea es vincularlas con variables como la distancia de la provincia a la capital, la ubicación, pero lo mas acertado suele ser el rendimiento de la tierra. 

No obstante, con este método el tasador se enfrenta a la misma opacidad del mercado que se genera con el método de comparación. 

En consecuencia, es muy complejo conocer el precio real y final de las transacciones que involucran a las fincas rústicas porque estas se manipulan y pueden distorsionar la valoración por lo que a veces se recurre el análisis de varios métodos o técnicas que esquiven estas posibles interferencias.

4.Método de valoración medioambiental:

Al trabajar con este método se toman en cuenta los valores medioambientales que posee el terreno, ya que la idea es asignarles una valoración concreta. 

5. Método de valoración de infraestructura agraria:

La finalidad de este método es considerar las infraestructuras agrarias que existen en el terreno, tales como los sistemas de regadío, los pozos de agua, entre otros.

6. Método de valoración de árboles ornamentales:

Dicho método puede emplearse con distintos fines: expropiatorios, de seguros, garantías hipotecarias, daños patrimoniales y otros.

Su origen se remonta a la Norma Granada y surgió como una solución muy objetiva ante este tipo de valoraciones. 

El fin ulterior de dicha Norma es que se tomen algunos parámetros previamente definidos y se proyecten en el tiempo –según su precio y tamaño-. 

Un punto importante que no puedes pasar por alto es que estos parámetros deben estar correctamente actualizados. 

Al final, se obtendrá un valor de afección en base a ciertos aspectos como el simbolismo, el paisajismo, la estética o la sensación de bienestar. 

¿Cuánto cuesta una valoración de fincas rústicas?

El precio promedio es de 1500 euros, pero puede partir de 300€ y superar los 3000 euros por lo que no se puede dar una cifra precisa sin datos.

Lo más aconsejable es que contactes a un profesional en el área para que te realice un presupuesto certero y acorde a tus necesidades. 

Tipos de fincas rústicas

  1. Fincas agrícolas:

Son aquellas que se están utilizando para explotación agrícola, o que podrían llegar a usarse para tal fin en algún momento. 

Dentro de esta tipología encontramos las fincas de secano, regadío, con cultivos hortícolas, herbáceos, con plantaciones, cinegéticas, forestales, de ganadería extensiva, o de cultivo intensivo. 

De igual forma, pueden estar vinculadas a edificaciones como almacenes, invernaderos, viviendas de trabajadores, o alojamientos ganaderos que supongan una explotación de la tierra.

2. Fincas ganaderas:

Son fincas que tienen edificaciones ligadas a una actividad ganadera intensiva. Las mismas pudiesen estar siendo explotadas actualmente, o ser susceptibles de estarlo en algún momento.

3. Fincas agroindustriales:

Son fincas que se destinan a unidades de explotaciones agroindustriales, como las bodegas o las almazaras.

4. Fincas mixtas:

Si una finca posee más de una tipología –como las descritas hace un momento-, o si dentro de la misma tipología tiene más de un aprovechamiento, pues entonces se dice que es mixta.

¿Cuándo te conviene solicitar esta valoración?

Si tienes un suelo urbanizable fuera del área metropolitana y deseas realizarse una evaluación imparcial por una tasadora independiente, lo más apropiado es que nos solicites una valoración de fincas rústicas.

Y aquí es donde entran en juego nuestros servicios ya que en TASSEN estamos capacitados para explicarte cuáles son los elementos que más afectan a este tipo de propiedades.

Nuestro trabajo abarca muchos aspectos importantes, tales como los derechos de propiedad, el análisis de mercado, las mejoras de sitio, los enfoques de valor o la capitalización de los rendimientos.

Entonces, si necesitas resolver una disputa, realizar alguna compra obligatoria, resolver temas de impuestos, o de cualquier recurso o reclamación, no dudes en contactarnos con la máxima brevedad.

Te garantizamos que la valoración de fincas rústicas que llevaremos a cabo será precisa, fiable, basada en análisis y estudios rigurosos.