El valor de tasación de inmobiliaria es un indicativo que determina cuánto es el costo de un bien inmueble, y se suele calcular basado en la utilidad del bien junto a otras características que sirven de indicativo para saber cuál método de cálculo de tasación usar. Sin embargo, como el mercado de compraventa y renta suele variar mucho, la vida útil de la valoración de tasación de un inmueble es limitada, y es ahí cuando entra en vigencia la caducidad de las tasaciones inmobiliarias.

La caducidad de una tasación no es más que el vencimiento del período en el que la tasación tiene vigencia en el mercado inmobiliario. Puesto así, la caducidad de una tasación inmobiliaria es un fenómeno inevitable.

Tipos de tasaciones inmobiliarias

  • Tasación hipotecaria: esta es utilizada como medio de garantía (o aval) cuando se lleva a cabo un préstamo para adquirir un bien inmueble.
  • Tasación para valorización de fondo hipotecario: los cuales están destinados a diferentes fines, ya sea para una sociedad que planea invertir en un inmueble o incluso como fondos para una pensión. 
  • Tasación de impuestos: este tipo de tasación sirve como base para calcular los impuestos y el valor de las tasas inmobiliarias. 
  • Tasación por herencia: es cuando se realiza el cálculo de una valoración cuya finalidad es servir como objeto de herencia.
  • Tasación por orden jurídico: se trata de calcular la tasación de un inmueble para determinar el costo real, motivado por una orden jurídica. 
  • Tasación particular:son aquellas en las que se busca calcular el valor de tasación de un inmueble que será destinado a un uso particular, como, por ejemplo: comercio. 

Actualización de la tasación inmobiliaria

Para actualizar el valor de tasación de un inmueble es necesario contratar a un tasador o contratista que se encargue de evaluar el inmueble y realizar la valoración. Sin embargo, hay que tener en cuenta que este trámite suele durar varios días, en especial si se toma en cuenta el tiempo que le tome al tasador realizar el informe y el tiempo de respuesta de la entidad de Tasación en la que se lleve a cabo el trámite.

Mecanismos para calcular una tasación inmobiliaria 

Sin importar el tipo de inmueble al que se desee calcular su valor, a la hora de realizar una tasación inmobiliaria es importante tomar en cuenta las características del bien y, de esa forma, saber qué método o mecanismo se puede utilizar para calcular el valor de tasación, es por esto que a continuación mostraremos algunos de los métodos más utilizados en la actualidad:

  • Método de comparación: este es uno de los métodos más utilizados y conocidos, puesto que a partir de él se puede hacer una valoración más detalla al comparar el valor de otros bienes similares con el bien de estudio. 
  • Método de valor residual: a pesar que este método se aplica únicamente a los suelos, suele ser un excelente aliado para deducir el costo de una operación con fines inmobiliarios de los beneficios que se desean obtener. 
  • Método de coste: a diferencia de los dos métodos anteriores, el método de coste consiste en establecer el costo de un inmueble a partir del cálculo del costo que tendrá la construcción del bien inmueble.  
  • Método de capitalización o actualización de renta: este método es el ideal para calcular el monto de alquiler de un inmueble ya sea por una actividad de explotación económica o por decisión del titular propietario. Además, este tipo de método se suele utilizar más que todo cuando se trata de terrenos o fincas. 

Conclusión

De acuerdo a lo establecido en la Orden ECO 805, del 27 de marzo de 2003, las tasaciones inmobiliarias que han cumplido seis meses de duración luego de su emisión serán consideradas como caducadas. Sin embargo, en algunos casos el tiempo de caducidad puede variar si se trata de un bien con condiciones diferentes, las cuales tendrán un tiempo de caducidad diferente que no requiere seguir con los lineamientos de la Orden ECO / 805 / 2003. 

De tratarse de un bien inmueble que tiene como objeto generar un beneficio económico, ya sea por una hipoteca o por una renta, es necesario realizar evaluaciones periódicas para garantizar las condiciones óptimas de la vivienda y determinar si su valoración sigue siendo la misma. Es por ello que la caducidad de las tasaciones inmobiliarias suele durar medio año, porque es el tiempo estándar en la que una propiedad puede sufrir cambios que puedan alterar el valor de la misma.